Rover Opportunity sobrevive a su octavo invierno en Marte

El vehículo robótico tenía una misión planeada de 90 días marcianos, al día de hoy lleva cuatro mil 800 y sigue activo realizando investigaciones

MADRID.

El veterano rover Opportunity de la NASA en Marte acaba de pasar las semanas más cortas de luz solar del largo año marciano con sus paneles solares aptos para venideras tormentas de polvo en 2018.

Como su gemelo ya desactivado Spirit, que también llegó a Marte en 2004 a Marte, la misión de Opportunity estaba programada para durar 90 días marcianos, o soles, equivalentes a unos tres meses.

No comencé a trabajar en este proyecto hasta Sol 300, y me dijeron que no me instalara demasiado porque Spirit y Opportunity probablemente no pasarían ese primer invierno marciano”, recuerda Jennifer Herman, que lidera el equipo de operaciones del subsistema de energía del rover en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. “Ahora, Opportunity ha superado la peor parte de su octavo invierno marciano”.

El período mínimo de luz solar para el sur de Marte este año fue en octubre y noviembre. Marte tarda 1.88 años terrestres en orbitar el Sol y, como la Tierra, tiene un eje inclinado, por lo que obtiene temporadas parecidas a las de la Tierra pero casi el doble.

Tanto Opportunity como Spìrit están en el hemisferio sur de Marte, donde el Sol aparece en el cielo del norte durante el otoño y el invierno, por lo que la potencia de la matriz solar mejora al inclinar el rover hacia el norte. Spirit no pudo mantener la energía suficiente para sobrevivir durante su cuarto invierno marciano, en 2009, después de perder el uso de dos ruedas, mucho más allá de su vida planificada. Se volvió incapaz de maniobrar para salir de una trampa de arena hacia la favorable inclinación hacia el norte.

La exploración actual de Opportunity del “Perseverance Valley”, tallado con fluidos, lo posicionó bien para trabajar de forma productiva durante finales del otoño y comienzos del invierno de este año. El rover ha usado paradas en lugares favorables a la energía para inspeccionar las rocas locales, examinar la forma del valle y tomar imágenes el entorno desde el interior del valle.

El valle corre cuesta abajo hacia el este en la pendiente interior del borde occidental del cráter Endurance, que tiene un diámetro de 22 kilómetros. Desde que se adentró por la cima del valle hace cinco meses, las paradas de Opportunity entre recorridos han sido en sitios orientados al norte, en el extremo sur del canal. El equipo del rover llama a los sitios “nenúfares” y planifica las rutas de forma segura, como una rana que salta de un nenúfar a un nenúfar.

Las tormentas de polvo que rodean el planeta son más probables en la primavera y el verano australes en Marte, aunque estas tormentas no ocurren todos los años marcianos. La última tormenta de ese tipo, en 2007, redujo drásticamente la luz solar disponible para Spirit y Opportunity, lo que provocó recortes de emergencia en las operaciones y las comunicaciones para ahorrar energía. Algunos científicos de la atmósfera anticipan que Marte tendrá su próxima tormenta de polvo rodeando el planeta en 2018.

En los próximos meses, científicos e ingenieros planean continuar usando Opportunity para investigar cómo se talló Perseverance Valley en el borde del cráter.

Excélsior

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*