TSN y ‘El Bronco’

El romance de TSN con Nuevo León no es nuevo. Data de años atrás, cuando Rodrigo Medina les abrió las puertas para otorgarle jugosísimos contratos

Si de verdad existe una Oposición en Nuevo León, ya deberían estar poniéndole lupa a las más recientes adquisiciones de equipos de seguridad en el gobierno de Jaime “El Bronco” Rodríguez.

Se darían cuenta de que de la mano de Jesús Hernández, el hombre de todas las confianzas, y de los negocios, se están millonarias compras de hardware y software.

En particular, si esa oposición no está amenazada, deberían comenzar por ir solicitando las cuentas del consorcio TSN.

Propiedad de un fenómeno empresarial llamado Eduardo Vázquez, alias “El Güero”, Telecomunicaciones y Servicios del Norte ya se instaló como la proveedora favorita  en equipos de seguridad y telecomunicaciones.

Su más reciente expediente fue la asignación de un paquete sin licitación de 527 millones de pesos, provenientes de fondos federales etiquetados dentro del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Si le rascan un poco, encontrarán que abusando de su franquicia exclusiva de Motorola, TSN le está vendiendo al gobierno radios de telecomunicación que cotizan en el mercado en 60 o 70 mil pesos, facturados a 400 mil pesos cada uno. Un sobreprecio de cinco veces su valor.

O verán contratos de 12 o 15 millones de pesos por el “mantenimiento” de los equipos adquiridos que, como caen en el hoyo negro de la tecnología, nadie tiene manera ni de discutir ni de verificar precios.

El romance de TSN con Nuevo León no es nuevo. Data de años atrás, cuando Rodrigo Medina les abrió las puertas para otorgarle jugosísimos contratos.

Y al final de aquella administración le quedaron a deber unos 400 millones de pesos a «El Güero» Vázquez.

Fue una deuda que el «El Bronco» terminó no sólo liquidándole a TSN, sino que a través de Jesús Hernández acabaron como proveedores favoritos.

Si los legisladores se aplicaran a revisar cuentas, verían que entre los pendientes de pago del sexenio medinista se cotiza una cámara de televisión vendida por TSN al gobierno en 24 millones 641 mil pesos.

La descripción de la cámara es “Cámara PTZ (PAN; TILT; ZOOM 36X Dia, Noche)”. Con esa simple descripción se justifica el costo de 1.2 millones de dólares. ¿Y aún bajo ese sospechoso monto, la pagan?

Y el caso de TSN es apenas la punta del iceberg de cuestionadas compras, como una reciente a la que se le asignó un contrato de 7 millones de dólares, cuando el valor real de lo que entregarían alcanzaría los 2 millones de dólares, de equipo y software de espionaje. Como el Pegasus.

Pero hace falta voluntad política de una oposición que parece perdonarle todas a un gobierno como el del Bronco, que se está despachando con la cuchara grande en adquisiciones, ya no se diga en comisiones.

Y a entrados en gastos, podrían esos legisladores acabar solicitando las matrículas de los aviones más utilizados por “El Bronco” para irse de gira o vuelos personales.

A lo mejor descubren que quizás de manera gratuita, esos jets traen el patrocinio directo y generoso de TSN.